administracion@devesaycalvo.es
Alicante 96 529 61 80
Benidorm 96 688 90 20
Valencia 96 352 04 09

Blog

asistencia a juntas generales

La empresa ante la digitalización: perspectivas legales

La sociedad evoluciona a un ritmo vertiginoso en la que todo está conectado, de lo más simple a lo más complejo. Por ejemplo, los alumnos tienen acceso a más información que la conocida por sus profesores. El conocimiento se duplica cada 18 meses en 2017, en 2020, cada 76 días y hasta los médicos en son interrogados hasta por sus pacientes.

La digitalización en la empresa

Así, como todo fenómeno, la digitalización, tiene consecuencias tanto políticas como económicas y sociales. En el caso de la empresa, la digitalización se implica en los procesos de dirección de la compañá a través de la visión que inunda toda la organización. Asimismo, en cuanto a los procesos, el sistema de software SAP ha aterrizado definitivamente en las empresas para optimizar sus recursos en lo que la gestión se refiere; la robótica está teniendo un peso importante en la producción tanto de bienes y servicios, así como la relevancia que ha adquirido el cuadro de mando ntegral (CMI) en la evaluación de los objetivos y resultados de la empresa. Además, el proceso de digitalización ha generado que esta se aplique se aplique en el punto de contacto con el cliente, así como el surgimiento de nuevos productos y la reconsideración de los propios modelos de negocio aplicando las TIC´s (Uber,airbnb,spotify).

Asimismo, nos encontramos ante un proceso de digitalización sectorializada. Por un lado, la digitalización del sector financiero (Fintech); la y regulación del cumplimiento (Regtech); el sector asegurador (Insurtech) o la gestión de impuestos (Taxtech).

Perspectivas legales de la digitalización

La velocidad de estos cambios obliga a revisar conceptos de la justicia: la propiedad intelectual, el mercado, los consumidores, la ciberseguridad,… En cuanto a la propiedad intelectual, es importante tener en cuenta: la compensación por copia privada a través del llamado “canon digital”, la digitalización como acto de reproducción, la puesta a disposición del público de contenidos a través de Internet o intranets como acto de comunicación pública y las medidas tecnológicas y gestión de derechos digitales.

Por otro lado, desde el punto de vista de los contratos, observamos como están surgiendo contratos digitales, predomina el uso de la firma online o el uso del certificado digital, e incluso el nacimiento de los denominados “smart contracts” o contratos inteligentes. Así, la Administración pública también se ha sumado al proceso de digitalización implementando la comunicación telemática y digitalizando los procesos de gestión y organización. Los procedimientos contencioso administrativo también se han unido a esta corriente implantando también la firma digital, la utilización del sistema de Lex Net, o la implementación de procedimientos de subastas online.

Privacidad: nuevo enfoque en protección de datos

Más allá del pretendido obstáculo del al desarrollo económico de por la regulación del RGPD (Reglamento de Protección de Datos), y de la polémica sobre el abuso de las compañías digitales sobre nuestros datos, las empresas deben adaptarse a este reglamento.

Según un estudio de Cisco, en 2020, habrá 50.000.000.000 de dispositivos conectados a Internet en 2020, frente a 7.000.000.000 de personas en el mundo. Este dato urge a fabricantes y compañías tecnológicas a prever e introducir en la cadena de fabricación una metodología de diseño y pruebas que garantice tanto la funcionalidad de los dispositivos como la protección de los usuarios ante ciberamenazas que puedan provocar un daño a la privacidad, intimidad o seguridad de los ciudadanos.

¿Cómo se implanta este nuevo enfoque “privacy by design” (PBD? Implantando en las compañías un plan prevención de riesgo en privacidad (PPP) basado en:

  • Auditoria de la compañiá
  • Diseño de un mapa de riesgos
  • Elaboración e implementación de un programa de cumplimiento
  • Modelo de respuesta
  • Revisión del programa de cumplimiento

Así que, ¿porqué no convertirlo en una oportunidad? Como todo proceso, el cumplimiento normativo, cada vez más complejo y exigente, puede ser mejorado gracias a la digitalización.

Ciberseguridad: cuestiones a tener en cuenta

Los ciberataques a gran escala, puede provocar un enfrentamiento cibernético a nivel mundial, en el que estaría en juego el control de activos comerciales, infraestructuras de energía y seguridad, medios de transporte, etcétera… Pero a pesar de las consecuencias de este tipo de acontecimientos, nos encontramos con que existen muy pocos acuerdos internacionales al respecto.

Todo indica que este tipo de ataques van a ser cada vez más frecuentes, y en consecuencia, para combatirlos los gobiernos van a monitorizar todavía un mayor número de datos personales de los ciudadanos. Las empresas tienen la necesidad de proteger sus sistemas informáticos, para tratar de evitar casos de espionaje o de sabotaje. Mientras, el público es cada vez más escéptico y quiere tener un mayor control sobre sus datos personales, lo que puede dificultar la labor de gobiernos y empresas.

En conclusión. las empresas se enfrentan al reto de la digitalización de forma que el cumplimiento normativo no sólo se trata de una exigencia meramente normativa sino que cada vez más vemos que dicho cumplimiento otorga una ventaja competitiva a las empresas en el mercado.

Juan José Cortés
Responsable del área de Compliance